Empecemos por aclarar una cosa: no tenemos ni puta idea de cuál de los 200 estudios que han salido estos últimos meses a la luz pública sobre el vapeo es el correcto. Los hay a favor, y en contra.

Lo que parece claro, y pese a que no se conozcan sus efectos a largo plazo, es que vapear es menos perjudicial que fumar. Por eso, cada día más personas utilizan un mal llamado "cigarrillo electrónico" para dejar de fumar. Por ejemplo, servidor.

Dejando esto claro, lo único cierto es que el mundo del vapeo es un cajón de sastre para el que casi hace falta estudiar una carrera si no quieres gastarte un montón de dinero encontrando el mejor mod, claromizador, resistencias, líquidos, etc...

Hay mucha información en la red, en youtube, y sobre todo en foros, pero las opiniones son muy diversas y las recomendaciones de lo más dispares. Por suerte, nosotros estamos aquí con un consejo muy claro: haznos caso y no cometerás nuestros mismos errores.

He aquí nuestra Guía del vapeo para principiantes que no tienen ni puta idea de cómo dejar de fumar empezando a vapear. Punto por punto, esta es la evolución que deberías seguir y los cacharros que deberías comprar.

1. Los palitos que echan poco vapor

En la mayoría de foros y vídeos, en los que perderás horas y horas de tu vida buscando recomendaciones, coinciden en lo mismo: empieza a vapear con algo sencillo y poco potente, pues la calada el tabaco es muy cerrada, y estos pequeños tubitos te ayudarán a acostumbrarte a vapear, donde la calada es más abierta. Después, ya te pasas a algo mejor.

En nuestro caso, empezamos con un EGO AIO (All in One) de Joyetech, un pequeño tubito todo en uno, muy fácil de usar, con muy poca potencia y que lleva un par de años vendiéndose como churros.

ego-aio-joyetech

🔥Ver EGO AIO en Amazon España🔥

En nuestra opinión, esto fue un ERROR. Y no es que no nos sirviera para acostumbrarnos, sino que en 3 días se nos quedó pequeño y el cuerpo nos pedía más.

El caso es que, aunque es cierto que es recomendable empezar con algo de este estilo, también lo es que si somos fumadores de, por ejemplo, un paquete diario, un tubito como este nos puede saber a poco, por lo que corremos el riesgo de pensar que menuda mierda es esto del vapeo, y enganchar de nuevo el cigarrillo tradicional en menos de lo que canta un gallo.

Y no, amigos, no debemos caer de nuevo en la tentación. Por eso, nosotros recomendamos saltar el punto 1 y empezar directamente con el 2, a no ser que tengáis fuerza de voluntad suficiente como para aguantar un tiempo de transición prudente entre el tabaco normal y un dispositivo de vapeo que os sacie.

Si decidís haceros con un EGO AIO para empezar, tendréis que adaptar el nivel de nicotina del líquidio que uséis para que no os suceda lo que os acabamos de contar -que os quedéis siempre con ganas de más y volváis al tabaco, vaya-.

2. Los palitos que echan mucho vapor

Al cuarto día de dejar de fumar y empezar a vapear estuvimos a punto de caer en la tentación y volver al tabaco. Chupábamos y chupábamos el EGO AIO que nos habíamos comprado y aquello no nos saciaba ni de lejos.

Entra en acción el SMOK STICK V8 BIG BABY. La salvación.

smok-stick-v8-kit-inicio

🔥Ver SMOK STICK V8 BIG BABY en Amazon España🔥

Se trata de otro palito bastante sencillo de usar, aunque esta vez no es un All in One como el anterior, sino que tiene 3 partes: el mod (la batería en forma de palito), el claromizador (TFV8 Big Baby), y dentro del claromizador, la resistencia. Lo venden todo junto, como Kit de Inicio, y trae recambios y 2 resistencias distintas.

Nos decidimos por él después de mucho estudio -ya estaba en nuestra lista de deseos aunque decidimos empezar, como os contábamos antes, por el palito que echaba poco vapor-. Casi todo el mundo lo recomendaba como segudo paso intermedio en el mundo del vapeo, y no se equivocaban.

La cantidad de vapor que desprende es MUY generosa, y el sabor de cada líquido se nota a la perfección, no como en nuestro primer cacharro.

Además, puedes regular la entrada de aire girando una rosca en la parte inferior del claromizador -lo que va encima del palito- para dar una calada más cerrada -más parecida a la calada de un fumador normal- o más abierta -más de vapeo, o parecida a la que darías a una sisha árabe-.

Nuestra recomendación: empezar directamente con un SMOK Stick V8 Big Baby, con la entrada de aire más bien cerrada, e ir abriéndola poco a poco según pasen los días y nos vayamos acostumbrando al vapeo.

A modo de aclaración extra, debéis saber que se puede vapear dando 2 tipos de calada: boca-pulmón y pulmón. La primera es más parecida a la de un fumador tradicional, donde el vapor se queda en la boca y después se traga hacia el pulmón. La segunda, de pulmón, es precisamente eso: llevar el vapor directamente al pulmón para después exhalarlo. Muy parecido a una cachimba de toda la vida. Y con dispositivos como este puedes jugar a abrir y cerrar la entrada de aire para dar uno u otro tipo de calada.

Llega el turno de hablar de resistencias. Es la parte más complicada de todo esto, pero nosotros ya hemos hecho el estudio así que ahí va directamente la conclusión: pese a que existen varios modelos de resistencias para este claromizador (TFV8 Big Baby), solo algunas de ellas funcionan bien cuando lo usas junto con el palito/batería.

En concreto, a nosotros la resistencia que más nos gusta para este Stick V8 es la M2 de 0.25 omh. No te líes y vete a por esas. El kit de inicio incluye también las M2 de 0.15 ohm, que echan más vapor pero tienen menos sabor. De vapor vas a ir sobrado, sobre todo al principio, así que mejor las de 0.25 donde notarás más el sabor de los líquidos.

Además, tienes que saber que hay que cambiar las resistencias cada cierto tiempo. En el caso de este modelo, nosotros la cambiamos cada semana, más o menos, pero depende del uso que le des y del tipo de líquido que uses -hay unos que gastan las resistencias más rápido que otros-. En general una semana suele ser la media, pero hay que cambiarla si el vapor te empieza a saber a quemado.

En resumen, lo que deberías comprar es:

-Kit de inicio SMOK STICK V8 (viene con batería, claromizador y 2 resistencias, una de ellas la que te recomendábamos antes)
-Caja de 5 resistencias M2 0.25 ohm extra , para que cuando tengas que cambiar la resistencia no te quedes tirado

Os dejamos un vídeo donde un tipo muy majete, y que sabe mucho del tema, os habla sobre el SMOK Stick V8 y su funcionamiento. Para nosotros, el mejor kit de inicio para principiantes del vapeo, de lejos.

3. Las cajas gordotas que también echan mucho vapor

Habréis visto por ahí a gente que lleva una especie de caja con un tubito encima. Digamos que son vapeadores avanzados. La caja se llama mod, y el tubito es un claromizador o un atomizador. Es decir, la caja/mod equivale a nuestro palito/batería de antes, y el claromizador o atomizador puede ser cualquiera. De ahí la ventaja de estas cajas, le puedes poner encima la combinación de atomizador/resistencia que quieras, y ajustar la potencia necesaria para cada combinación.

¿A que parece más complicado? Lo es, por eso os recomendamos que os hagáis con un cacharro como el de paso 2 y volváis por aquí cuando hayamos publicado nuestra Guía para gente que ya lleva vapeando unos meses con el palito que echa mucho humo pero quiere jugar con más cacharros y combinaciones.

Hasta entonces.

BONUS TRACK: LÍQUIDOS

Joder, casi nos vamos sin hablarte de los líquidos. Así, rapidito, existen a groso modo 4 tipos: frescos, frutales, postres y tabaquiles. Te contamos de qué va cada uno y os damos una recomendación para cada tipo.

  • Tabaquiles: recuerdan al sabdor del tabaco y muchas veces van mezclados con otros sabores. Recomendación: Bebeca o Nutacco, de Atmos Lab.
  • Frescos: suelen dar un toque que puede ser simplemente fresco o también algo mentolado, dependiendo del sabor. Recomendación: Heisenberg, de Vampire Vape, o Red Astaire, de T-Juice.
  • Frutales: como su nombre indica, saben a frutas. Recomendación: Navelina, de Bombo.
  • Postres: aquí la cosa se va de madre y hay sabores de todo tipo, todos ellos dulces. Recomendación: Lemon Tart de Dinner Lady.

También hay que prestar atención a la concentración de nicotina: aquí el objetivo es que llegue un momento en el que podamos vapear líquidos sin nicotina, momento en el cual te habrás librado de la adicción y ya dependerá de ti seguir vapeando o dejarlo todo por completo -lo ideal-. Como puedes elegir la concentración de tus líquidos, puedes ir bajando poco a poco, a tu ritmo.

Si eras fumador de, por ejemplo, un paquete diario, empieza con una concentración de 6mg. Si fumabas medio paquete al día, 3mg. No empieces con más de 6mg porque puede que acabes metiéndote más nicotina al cuerpo que la que consumías con el tabaco normal, si te da por empezar fuerte.

Y para terminar: cuando estés cómodo con el vapeo, investiga sobre la "Alquimia". Se trata de hacer tus propios líquidos mezclando aromas concentrados con bases ya preparadas con la proporción de nicotina que prefieras. Parece complicado, pero no lo es. Así sale mucho más barato, dado que al ritmo que cacharros como el Stick v8 consumen los líquidos, si te despistas acabas gastando lo mismo que gastabas con el tabaco. El ahorro real de dinero lo notarás cuando aprendas a hacer tus propios líquidos.